Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Argelia Cauca
Población venezolana desplazada de Argelia, Cauca
Foto cortesía alcaldía de Argelia

Hace dos años, “María” como llamaremos por seguridad a la protagonista de esta historia, salió de Venezuela su país natal, motivada por las posibilidades de conseguir en Colombia, un cambio para su vida y la de su familia. 

Un primo se había adelantado llegando hasta el municipio de Argelia, en el sur del Cauca. En los cultivos de coca había encontrado una fuente de trabajo.

“Él nos dijo que el trabajo que había era con la coca  y es que en los cultivos hay mucho trabajo, incluso nada se detuvo a pesar de la pandemia”, asegura la mujer. 

Al llegar al corregimiento de Sinaí, de donde varios ciudadanos venezolanos  se han desplazado por amenazas del ELN y otros grupos armados, a María lo primero que le mostraron fue la “cartilla”, es decir las normas que debía seguir para no terminar con una bala en su cuerpo.

Lea también: Por amenazas del ELN 278 personas salieron desplazadas de Argelia, Cauca

“Uno se registra y le dicen cuales son los parámetros a seguir, como debe ser el comportamiento y de una vez le van diciendo que si anda haciendo algo malo lo que le espera es bala porque así se trabaja en esta zona”, cuenta a RCN Radio a través de una llamada, mientras trata de alejarse de las demás personas para que no se note que está dando una entrevista. 

De  padecer el hambre, de no tener como darles ni siquiera un dulce a sus tres pequeños hijos, “María” empezó a recibir 50 mil pesos por unas cuantas horas de trabajo, algo nada despreciable para volver a empezar.

Le tocaba “raspar coca” como se le llama al proceso de quitar las hojas del árbol y en ocasiones abonar o fumigar. 

En el caso de su esposo, con mejores condiciones físicas para raspar  la coca, podía obtener hasta 150 mil pesos en mediodía de labores. Al igual que gran parte de habitantes de estos municipios con presencia de cultivos de uso ilícito, es una de las pocas alternativas de trabajo, aunque con el riesgo y temor de estar en medio de actores armados.

“Como uno bien conoce cuando ingresó a esta zona, sabe cómo son las cosas y el que lleva las armas es el que tiene el poder y la razón”, narra la ciudadana venezolana. 

Lo que pensaba que sería un nuevo comienzo se derrumbó cuando llegaron las amenazas. 

Los grupos armados que dejan en medio del conflicto a la población civil, les estaban dando un ultimátum para salir de esas tierras. “María” nuevamente perdió lo que había conseguido y sin nada en sus manos, salió del territorio para salvar la vida de su familia. 

Encuentre aquí: Temor en Argelia, Cauca por panfleto del ELN que amenaza con acciones armadas

“No queremos saber nada de la coca, por mucha plata que hay en ese corregimiento no queremos saber de coca. Cuando se pone en peligro la vida hay que buscar otras alternativas”, es la frase con la que termina la entrevista y se dispone para salir con un rumbo incierto. 

En el departamento Cauca los programas de sustitución no han tenido avances significativos a pesar de la firma de varios pactos y quienes se ven obligados a cultivar coca o marihuana, tienen toda la voluntad de abandonarlos pero pocas  posibilidades de hacerlo. 
 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.